EsePrimo

2005-06-01

Horca y Pendón

Horca y pendón: Dícese de aquella poda que se realiza desmochando el árbol, dejando sólo unas cuantas ramas grandes ahorquilladas (tres o cuatro es lo normal) y otras sencillas. Con el tiempo el árbol adquiere la forma de un gran candelabro, siendo el objeto de esta poda conseguir una copa amplia, redondeada, muy iluminada y por lo tanto potencialmente productora de mucho fruto.


Hoy subimos a la Sierra de Madrid, más concretamente a Robregordo, donde AssMan y su simpática sidekick la SuperMadrileña nos enseñaron cómo funciona realmente este negocio de la ciencia. Ambos superhéroes son ingenieros de montes, y parte de su trabajo de campo requería una ardua tarea de contabilidad y análisis de ciertos robles en la mencionada zona (si queréis más detalles sobre dicha investigación, tenéis que preguntarles directamente a ellos; no creo que les haga mucha gracia que vaya revelando yo aquí sus ideas).

Cuando me ofrecieron participar no pude ocultar mi entusiasmo; he de confesar que éste se diluyó un poco cuando me contaron el método a seguir para efectuar la contabilidad de los árboles. Esta ciega e irracional desconfianza estaba producida por mi falta de conocimiento del tipo de terreno, principalmente porque yo imaginaba una zona boscosa a lo "Bosque de Endor", completamente plano y donde centenas de árboles dominan el paisaje. Nada más lejos de la realidad:

Robles, acebos, algún que otro cerezo y otras especies están desperdigados sobre la pendiente de una montaña. Un riachuelo corta diagonalmente en un caprichoso zig-zag, y en su curso se concentran gran parte de los objetivos perseguidos hoy.

Cada uno de los principales ejemplares posee un chip que los identifica; dicho chip ha sido cuidadosamente insertado mediante el uso de una pistola, que por desgracia no he sido capaz de ver. La fotografía que acompaña estas líneas muestra el detalle de la cicatriz dejada, que no es más que pasta de madera artificialmente puesta sobre el orificio. Aunque no se puede comprobar muy bien con tan sólo dicha imagen, el diámetro es aproximadamente como el de una moneda de veinte euros (pincha en cualquiera de las fotos para verlas en grande).

El dúo dinámico portaba, además de cintas de medición, un curioso lector de chips. Tan sólo pasar dicho cachibache cerca de la cicatriz, te informa del número asignado al ejemplar en cuestión. Los árboles son posteriormente localizados sobre "ortofotografías" en las que se muestra la zona a vista de pájaro.

El método de cuenta es curioso: en lugar de enumerar efectivamente cada uno de los ejemplares, se realiza una aproximación: uno se sitúa en el centro de la parcela en la que se están haciendo las mediciones, se abre un radio de aproximadamente veinte metros, y se cuenta el número de árboles "interesantes" dentro del círculo correspondiente. Una sencilla fórmula matemática aplicada al número conseguido nos ofrece una razonable estimación del volumen real. Ingenioso, ¿verdad?

En la foto siguiente podéis apreciar, no sólo la estampa de los cinco aventureros, sino también los artilugios de los cuales nos servimos para realizar el trabajo.

10 Commentarios:

El 6/02/2005 02:57:00 PM, Anonymous Anonymous escribió...

Y se te ha olvidado lo rica que estaba la auténtica horchata de chufa que nos bebimos después!

 
El 6/02/2005 03:35:00 PM, Anonymous Anonymous escribió...

Añado que "horca y pendón" es un nombre que deriva del uso del árbol como lugar en el que realizar ahorcamientos públicos (en las ramas bajas) y sustentar la bandera real (en la más alta). O al menos eso dice Assman, pero ya se sabe que los ingenieros de montes no son nada fiables.

 
El 6/03/2005 03:45:00 AM, Anonymous noèlia escribió...

¡Qué divertido el paseo por la Sierra madrileña!

Los datos que das muy interesantes. No sabía que a los árboles también les insertaban chips.

Saludos des de BCN ;)

 
El 6/03/2005 03:58:00 AM, Blogger EsePrimo escribió...

Para Anonymous:
(1) Fírma para que se te pueda identificar
(2) ¿Por qué no son fiables los ingenieros de montes?

Para Noèlia: Si, a mi también me sorprendió lo de los chips en los árboles, y me hizo sospechar que, al ser tan fácil introducir una cosa tan pequeña sin dejar casi rastro, pueden estar prácticamente en "cualquier" sitio insospechado. De hecho, en una ocasión que tuve la pistola lectora en mis manos, le pasé por el cuello a vvgrant, por si las moscas…

Por cierto, no me comentaste que canción te sacaste de la tienda del iTunes con el código que te dí.

 
El 6/05/2005 06:38:00 AM, Blogger Gerard escribió...

Uf, te pasate también la pistola lectora también a ti, nunca se sabe.

Me ha encantado la explicación del nombre de la poda.

Y yo en general no me fiaría de ningún ingeniero, pero los de montes (¿o forestales?) parecen más simpaticos. Por cierto, que es la carrera con más salida de España, y encima mira que paseitos, eso es un trabajo y el resto tontería.

 
El 6/05/2005 09:49:00 AM, Anonymous noèlia escribió...

jejeje, qué bueno!! ¿Y salió algo después de pasar la pistola lectora por el cuello de vvgrant?

Ups, pues la verdad es que aún no me he bajado ninguna canción de la tienda de iTunes. Mi memoria cada día está peor, jejej...

Saluditos ;)

 
El 6/05/2005 02:53:00 PM, Blogger Anónima escribió...

Una amiga bióloga hacía también mediciones de árboles como estas hará unos 7 años en Andalucía, pero de aquel entonces o no había chips o alli no se usaban. Cuando la vea se lo contaré para que rememore viejos tiempos :)

Y Robregordo es un sitio precioso, todos los años procuramos ir a finales de otoño/principio del invierno a ver los acebos cargados de frutos. Si además hay suerte y ha nevado el paisaje es mágico...

off topic: ¿por qué has quitado los últimos comentarios? Justamente hoy voy a ponerlo en Comentaristas Dispersas (si soy capaz) y me gustaría saber si hay alguna contraindicación. Gracias.

 
El 6/05/2005 03:26:00 PM, Blogger Anónima escribió...

Perdona, pero otra vez veo lo de los "comentarios más recientes", así que olvidate de lo que te peguntaba en el comentario anterior.

Deben ser las meigas de la informática, que me andan tomando el pelo :D

 
El 6/05/2005 03:45:00 PM, Blogger EsePrimo escribió...

Para Gerard: Coincido completamente contigo. Le comentaba a la Supermadrileña la suerte que tiene de tener el trabajo que tiene. Todos los veranos se organizan cursos especiales en cada una de las disciplinas que se enseñan en nuestra Universidad; los de idiomas mandan a los estudiantes al extranjero, a poner en práctica lo que aprenden durante el año escolar. Los de Historia, también, para ver de primera mano las runias de los sitios sobre los que leen. Los de Arqueología o Paleontología, a escabar en medio del monte. Los Forestales o similares, en plan Rambo, perdidos en algún paraje inhóspito, a clasificar bichos y plantas. Y nosotros (los matemáticos), ¿qué? Pues eso… ná de ná.

 
El 6/05/2005 03:58:00 PM, Blogger EsePrimo escribió...

Para Anónima: en esta época los acebos no son tan vistosos, pero no pude parar de maravillarme en la manera en la que nuestros amigos los forestales se quedaban extasiados contemplando cada uno de los ejemplares que pueblan Robregordo, como si se tratase de obras de arte.

De hecho, ésto dió lugar a una situación peculiar: mientras el dúo dinámico buscaba el centro de una de las parcelas, nos topamos con dos robles bien altos. La SuperMadrileña los miró durante un rato, y espetó algo así como: "Dios, son preciosos, ¿verdad?". AssMan asintió y yo, un poco descolocado, no encontraba nada fuera de lo común (dos árboles, ¡pues qué bien!), así que debí quedar como un insensible.

[start joke]
Donde esté una buena sucesión, que se quiten to los bichos y plantas del mundo… ¿o no?
[end joke]

 

Post a Comment

<< Página Principal